lunes, 28 de marzo de 2011

CANCIÓN: OFICIO Y TRADICIÓN





Se levanta´e madrugada
para trabajar la tierra,
la Toñita hace el café
y el Gallo Pinto con cuajada.

Ya se ve la milpa en flor
los chilotes tan pintando,
las perlas de su sudor
que brillan debajo ´el sol
dan nobleza a su trabajo.

De su padre y de su abuelo,
don Elías desde niño
aprendió a construir marimbas
de ñámbar y granadillo.

Y los fines de semana
en toditos los solares,
no hay chojín de mi región
que no baile el Garañón,
El Sapo y El Mate Amargo.

Con su marimba en el hombro
con guitarra y guitarrilla,
va don Elías Palacios
por Masaya y Catarina.

Él se siente muy honrado
de ser hijo de Monimbó,
campesino y marimbero,
gente de pata en el suelo
que trabaja sol a sol.

De Niquinohomo a Nandaime,
de Diriomo a Nindirí,
de Diriamba a Masatepe,
del Diriá hasta Monimbó.

Me cuenta que de chaval,
cuando no existían orquestas,
en las fiestas patronales,
en aquellos polvazales
su marimba era la reina.

Con sombrero y de cotona,
con su gorra de béisbol,
con su piano de madera,
toca El Jarabe Chichón.

Es músico itinerante,
orgulloso del folklor,
don Elías nos afirma,
que este trabajo es su vida,
su sustento y tradición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada